lunes, 23 de enero de 2012

Reflexiones

Hoy me apetece reflexionar sobre este tema, de antemano, lo siento si es espeso o aburrido, pero, por recomendación, necesito escribirlo.
Es difícil ser una "gordita". No me gusta esa palabra, ni decir que la talla que llevamos es grande o "especial". Especial, ¿por qué? ¿Por qué una 52 es especial y una 36 normal? ¿Por qué una 36 se encuentra en todas partes y una 52 se limita a una esquina en alguna que otra tienda? ¿Por qué una 36 puede vestirse por 40 euros y eso es lo que me cuesta a mí sólo el pantalón y con suerte?
Que la moda se centre tanto en la delgadez es algo que no comprendo. La mayoría de las mujeres que pasean por la calle no entran en la 36 y, si me apuras, tampoco en la 40. Cuando vas a comprar ropa y, sobre todo, en rebajas, las tallas que quedan a montones siempre son las más pequeñas. ¿No les da eso a entender que tallas como la 32 o la 34 no son tan "normales" como dicen?
Encontrar ropa moderna y bonita cuando llevas una talla que sobrepasa la 42 es casi misión imposible. Cuando los modelos no son sacos de patatas (con más o menos estilo) tienen unos estampados horrendos o unas formas imposibles que, lejos de estilizar, resaltan aún más nuestras curvas-fuera-de-sitio.
Por si fuera poco la dificultad para encontrar ropa, tenemos que aguantar insultos, faltas de respeto, miradas asesinas... Vaya, que parece que cometamos un crimen por ponernos una falda que enseña las piernas o una camiseta entallada o un escote. Y, si ya, además de intentar vestirnos lo mejor que podemos, nos hacemos un blog para enseñarle al mundo que estar "gordita" no está reñido con tener estilo... mejor no hablo, que calladita estoy más guapa. Por suerte, creo, aún no me he topado con ningún mensaje ofensivo, pero sé que algunas (o todas) las que me leéis, sí. Envida, mala educación... lo que sea, ni caso, aquí lo que importa es que cada una se sienta bien consigo misma y con lo que hace. Principalmente, quererse a una misma.
Reconozco que es complicado aplicarse ese cuento cuando te gritan "¡GORDA!" desde la ventanilla de un coche (verídico) cuando vas andando por la calle, cuando vas a comprar ropa y lo que encuentras no te gusta y lo que te gusta no lo tienen en tu talla y si, con suerte, encuentras algo que te gusta y te vale, muy probablemente, cueste un riñón. Cuando la dependienta (lamentablemente esto también es verídico, me pasó hace ya años, pero no se me olvida) de una tienda te suelta "es que aquí no tenemos ropa para gordas". O cuando llevas desde los seis años (también verídico) encajando insultos y golpes de tus compañeros de clase porque te sobran unos kilos, tus pechos son más grandes que los de tus compañeras o tu trasero más voluminoso... Que te digan que eso son cosas de niños, con seis años cuela, con dieciocho, no. Pero así es la vida y hay que encajar esos golpes de la mejor manera posible y esa manera es haciéndote más fuerte con cada insulto.
Me hice este blog porque tenía ganas de hacer algo así y he encontrado otros blogs de gente con muchísimo estilo que, además, me han descubierto lugares donde comprar ropa que ni conocía. Por si fuera poco, las que me seguís y comentáis mis entradas, además de los blogs que visito, me estáis ayudando muchísimo a ganar confianza en mí misma y a quererme un poquito más, que lo venía necesitando. Y a ponerme cosas que antes no me pondría (ni me probaría) ni borracha porque pensaba que me quedarían fatal y me harían "más gorda". Por todo esto, gracias. En el poquito tiempo que llevo aquí me habéis enseñado y ayudado mucho.
Sigue siendo difícil tener una talla 52, pero es un poco menos pesado tenerla cuando sabes que hay gente a la que lo exterior no le importa tanto.
Para terminar este tocho de texto que os estoy escrbiendo, os dejo un artículo que he econtrado gracias a Eli (vístete que viene curvas) e Irene (La gordita presumida)


Chicas XL, ¿y qué?


Un beso muy fuerte y mil gracias a todas :)



PD: Tengo que subiros el outfit de la celebración de mi cumpleaños y, en breves, habrá otra protagonista en el blog con un estilo muy... peculiar, ¡mi hermana!

5 comentarios:

  1. ayyy que bien te entiendo hija mia...no se te ha pasado ninguna... jaja yo también he leido ese articulo y subi una entradita rápida.. parece que nos leemos el pensamiento. Yo ya me cansé de autoestima baja y tonterías. A sonreir y a quererseee que nosotros lo valemos. UN besazo muy grandote y ya sabes donde estoy..

    Lourdes


    http://lascositasdelulu.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Ainss!!! que identificada me siento contigo...Nunca nos lo han puesto facil la verdad; desde el tipico foca, ballena, cerda... en clase, hasta el "que gorda estas" de hace un año andando por la calle...Reconozco que cuando tenia 16 años me importaba, pero...ahora con 24 ya no,he aprendido a encajar los golpes; Asique como bien dice loudes "A sonreir y a quererseee que nosotros lo valemos". Besitos preciosas

    ResponderEliminar
  3. Tienes razon en todo asi que poco añado, que ojala nuestra experiencia sirva que las proximas generaciones dejen de mirar tanto la talla y se ciñan a ver personas..utopico verdad??? Bueno pues al menos que l@s que nos salimos de la norma tengamos la suficiente autoestima para no dejarnos vencer por mentes cerradas...y pa rematar...QUE VIVAN LAS CURVAS!!! jjajaj Bss

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este post, refleja la realidad de muchas chicas, entre ellas yo incluida. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Este post es uno de los básicos. Es triste que sigamos con las mismas tonterías y ésto cada vez va a peor porque desde la sociedad se potencia que seas anoréxica. Chicas, ánimos a todas!!! Tenemos que querernos y buscar nuestro lugar como personas que somos. Besitos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...